parallax background

Juntos Buscamos

My Life In My Hands
September 18, 2017
Wildhood
August 5, 2017
 

Juntos buscamos comenzó con una iniciativa internacional junto al Goethe-Institut. El objetivo era hacer una intervención urbana donde una palabra relacionada con la migración fuese el protagonista. La palabra que recibimos fue “destino”, y las aproximaciones que generamos estaban orientadas a conseguir y fabricar ese destino como un medio para promover la integración e interacción de las personas en la ciudad.

Se buscaba proyectar la intervención para el día 23 de abril, en la plaza Altamira sur. El evento planteaba, formar parte de la feria del libro en su día más multitudinario acompañado por un concierto. Surgió la idea que el producto final fuese una pieza apoyada en la idea del anamorfismo, una ilusión óptica que permite solo ser entendida desde un solo punto de vista.

De esa manera el destino sería algo que se ve solo cuando se busca a la distancia, pero cuando se llega a él ya la idea del destino deja de tener la relevancia y se empieza a disfrutar del mismo. Estas piezas interactivas permitirían generar la ruptura de lo cotidiano por medio de un elemento y despertando la curiosidad para descubrir el mensaje oculto. La propuesta venía acompañada con una campaña de intriga, donde la búsqueda del destino era la meta.

Lo que no calculamos fue que el país estaba por en su propia búsqueda y que el destino que tenía el país era distinto al que proponíamos. Los eventos que estaban surgiendo el país, cambiaron el panorama, poco a poco nos dimos cuenta que este no sería el momento de ferias. Aun cuando empezamos con el incentivo vía redes de #JuntosBuscamos, nos dimos cuenta que la lectura, los libros y las ferias no estaban a la altura de temas como la escasez, la economía y la inseguridad. Las protestas, la represión y el agite provocaron que cultura Chacao diera por cancelada la feria y los esfuerzos de hacer el concierto en otras instalaciones también quedaron fuera de consideración.Tuvimos que acoplarnos y cambiar la perspectiva para tener el mismo destino que el resto del país. .

En este momento la pieza que originalmente estaba estática, en la plaza Altamira sur, pasó a estar en movimiento: se transformó en la procesión del destino. Ese día se realizó la procesión de esta palabra, cada letra contaba con una o dos personas que la cargaban atravesando calles, semáforos y plazas. El recorrido fue a través de las plazas de Chacao comenzando por la plaza de los palos grandes, seguidamente por la Altamira y después la llevamos a la plaza bolívar de Chacao. Invitamos a las personas a leerla y hacer de la palabra algo suyo, una experiencia. Así fue como este anamorfismo, fue invitando a la gente y despertando miradas curiosas. Niños y adultos descubrieron entre líneas azules y anaranjadas que lo que más necesita Caracas es precisamente un DESTINO.